La importancia de la respiración en Yoga

Seguro que si has acudido a una clase de yoga, has visto cómo el profesor hace mucho hincapié en el correcto uso de la respiración, y por tanto, quizás te preguntes, cuáles son las razones por las que la respiración es tan importante en yoga. 

Las asanas por sí solas son simples estiramientos similares a cualquier otro tipo de gimnasia. Precisamente es la conexión de las posturas con la respiración lo que diferencia al yoga de otras disciplinas y de ahí la importancia de la respiración en yoga.

Uno de los principales objetivos del yoga es el fortalecimiento del prana o llama vital. Si te interesa comenzar a cultivar tu fuerza vital a través del yoga puedes hacerlo fácilmente en la escuela de yoga online Prabhu Sangat

La clave para la longevidad y la vitalidad

A lo largo de la tradición yóguica, muchos maestros se dieron cuenta del impacto que el control de la respiración tenía sobre su propia vitalidad y esperanza vital. 

El proceso respiratorio es el elemento clave de la vida, puedes vivir un tiempo sin agua o alimento, pero no sin respirar. Por tanto, desde el yoga se establece una conexión muy importante entre el control de la respiración y la propia vitalidad. 

Y es que precisamente, la respiración está intensamente relacionado con el sistema nervioso central, en especial con el hipotálamo, encargado de coordinar la respuesta arterial, la temperatura del cuerpo o la actividad del corazón. 

Esta región del cerebro también es la encargada de controlar los estados emocionales, por tanto está involucrado de forma muy activa en cómo se percibe el mundo. 

Mejorar tus patrones respiratorios, tendrá un efecto directo sobre tus emociones y cómo te sientes físicamente. Es por esta razón que el yoga centra su atención en la coordinación entre las asanas y la respiración. 

El pranayama

Las diferentes técnicas de respiración se conocen como pranayama (“prana” fuerza vital y “yama” control ) o control de la fuerza vital, la respiración. En ella se enmarcan muchos tipos o técnicas respiratorias.

Algunos de los más conocidos son: ujjayi, kapalabhati o respiración de fuego, la respiración solar, anuloma viloma o respiración alterna entre otras.

Si deseas aprender más sobre las diferentes técnicas de pranayama, te recomendamos el podcats de yoga respira conmigo. Allí podrás escuchar y aprender más en profundidad sobre estas técnicas. 

El movimiento y la respiración

Como ya hemos dicho, lo que diferencia el yoga de otras disciplinas es la conexión entre el movimiento (asanas) y la respiración. Por tanto, existen ciertas reglas que marcan cuándo y cómo hay que moverse. 

Una forma de entenderlo y comenzar a aplicarlo, es pensar en que la respiración es el vehículo para realizar las posturas. De esta forma todos los movimientos que se necesitan para realizar una asana concreta deberán estar dentro del fluir de la respiración, siento esta quien marque el inicio y final de cada acción.

“Como se mueven las hojas en el viento, tu mente se mueve con la respiración.”

B.K.S. Iyengar

Por tanto, la atención en la respiración es indispensable para practicar yoga de forma adecuada. Tu objetivo como practicante es mantener una respiración tranquila y sosegada durante la práctica. Esto te ayudará a mantener la estabilidad y la concentración durante la sesión, ya sea que practiques Hatha yoga, Iyengar o cualquier otro estilo.

Por ejemplo, al iniciar una inhalación los brazos deberían elevarse. Cuando la inhalación concluya, el movimiento deberá hacerlo también. De la misma forma, con el inicio de la exhalación los brazos comenzarían a descender y cuando esta concluya, el movimiento debería hacerlo igualmente.

Al fin y al cabo, la finalidad del yoga es alcanzar una unión perfecta entre la mente, el cuerpo y la respiración.