BLOQUES DE YOGA

El ladrillo de Yoga es uno de los accesorios de Yoga más versátiles, y suele ser el primero al que echamos mano para alinear una postura, mantener una posición más ergonómica o por la comodidad que este accesorio nos proporciona cuando lo utilizamos. Son muchas las ventajas de usar los bloques de Yoga en nuestra práctica. A continuación te lo explicamos.

Tabla de contenidos

BLOQUES DE YOGA DE CORCHO

BLOQUES DE YOGA DE MADERA

BLOQUES DE YOGA DE ESPUMA

¿Por qué comprar un bloque para yoga?

Como hemos dicho este accesorio suele ser el primero al que recurrir por su gran versatilidad y ayuda. Los podemos encontrar hecho de diferentes materiales, colores y tamaños, confiriendo diferentes propiedades al mismo.

La elección del ladrillo de Yoga estará basada en nuestros gustos y necesidades. De esta forma, podremos encontrar, bloques de caucho o goma prensada, con unas dimensiones u otras, por no hablar del color y los estampados, que ya queda a gusto de cada uno.

Beneficios de los ladrillos de Yoga

El bloque de Yoga puede ser utilizado de mil maneras distintas y cada una de ellas podrá aportarte uno o varias beneficios diferentes. Es un materiales de yoga imprescindible para evolucionar más rápido en la práctica.

Gracias a este accesorio nos podemos beneficiar de aumentar nuestra estabilidad, o reducirla según queramos para ciertas posturas.  Si nuestra flexibilidad no es la suficiente para, por ejemplo, la postura de la pinza, podemos colocar el taco como tope e ir progresando poco a poco. 

También nos mejorará la alineación en muchas posturas donde el rango de movimiento requerido sea algo limitante a la hora de realizarla con seguridad. Como ves, las posibilidades son muchas vasta que lo pruebes una vez para engancharte, como nos paso a nosotros.

Cómo usar un bloque de Yoga

Este es un elemento esencial para la práctica de Yoga. Normalmente es el primero al que recurrimos para modificar nuestra postura, mejorar nuestra alineación o no forzar estructuras corporales que aún no están preparadas para cierto rango dinámico, por ejemplo, tras una lesión o alguna patología.

Una de las funciones más comunes es apoyar la cabeza sobre el bloque de Yoga cuando estamos tumbado boca arriba, de forma que una columna con cifosis sufrirá menos mientras vamos corrigiendo esta patología. Otra manera muy útil de usarlo, es colocarlo bajo nuestro sacro cuando estamos sentados realizando un estiramiento de isquiotibiales.

Pero su uso no solo se limita a estos dos ejemplo, también puede ser usado para dar estabilidad a ciertas posturas de yoga, darte ese plus de distancia si aún no posees la flexibilidad suficiente para llegar a esa postura o incluso, aportar cierto grado de desequilibrio para fortalecer la musculatura estabilizadora.

Al final, en la imaginación está el límite, pero ves con cuidado, siempre debes observar y preguntar como lo utilizan otras personas y cuando adquieras la práctica necesaria, podrás sacarle el máximo partido al bloque de Yoga.

Qué bloque de Yoga elegir

Ahora vamos a ver en que debemos fijarnos a la hora de elegir el Bloque de Yoga perfecto para incorporar a nuestra práctica. Si tienes alguna duda al respecto, trataremos de resolverla a continuación:

El material de fabricación

  • Caucho: si buscamos tener el menor impacto en el medio ambiente, los fabricados en corcho son sin duda una gran opción. Son duraderos y sólidos, ideales para todo tipo de posturas, ya sean de pie, sentadas o recostadas.
  • Madera: los fabricados en madera también son respetuosos con el medio ambiente, pero debemos fijarnos en que posean una etiqueta eco-friendly para estar seguros de donde se saco la madera. Son muy duraderos y resistentes, ofrecen bases de apoyo muy solidas y estables, pero como contrapartida está su peso y dureza.
  • Espuma: dentro de este grupo existen diferentes tipos de espumas de fabricación, algunas más ecológicas que otras. Pero son los más económicos, si para ti es un handicap. Son muy ligeros y cómodos de usar, ofreciendo un tacto agradable. Ideal para gran variedad de posturas.

Forma

La gran mayoría de bloques de Yoga son rectangulares, aunque dependiendo de la postura con la que se vayan a usar se les da una forma más achaparrada o menos. 

Tamaño

Este es otro aspecto bastante estandarizado, casi todos los bloques de Yoga, tienen las mismas dimensiones 23 x 14 x 9 cm, centímetro arriba centímetro abajo. Aunque también existe una versión ligeramente más pequeña de 22 x 12 x 7 cm. Sí es cierto, que puedes encontrar algunos muy planos ideales para dar más estabilidad a ciertas posturas de pie, o como apoyo de la cabeza. 

Peso

Dependiendo del material con el que estén fabricados y su tamaño el peso será diferente. Los bloques de espuma son los más ligeros, entre los 150 y 300 g. Después están los de corcho y por últimos los de madera, siendo estos los más pesados. Dependiendo de si lo vas a transportar mucho o no puedes elegir unos u otros.

Estabilidad

La estabilidad del bloque de yoga este es el aspecto más importante por el uso que se le da a este accesorio. Es imprescindible que no se aplaste o deforme bajo nuestro peso, para ello debemos elegir marcas que los fabriquen con materiales de calidad. Más vale gastarse 2 o 3 € más, que comprar un bloque de Yoga de mala calidad y después tener que comprar otro nuevo.